Mitos y realidades de los pagos sin contacto

En Costa Rica circulan cerca de 5 millones de tarjetas de débito y crédito con la tecnología de pago por proximidad o contactless, la cual permite hacer un pago con solo acercar el plástico a un datáfono o POS en el comercio.

Según datos del Banco Central, en la actualidad 1 cada 5 transacciones con tarjetas se hacen con tecnología, pero la meta es que para el 1º de enero del 2021 la totalidad de las transacciones con plásticos se pueda hacer de esta manera.

Un caso considerado como “un unicornio” o excepcional, es el de la cadena de clubes Pricesmart en Costa Rica, pues en alianza con el banco BAC Credomatic (el mayor emisor de tarjetas del país) hicieron un cambio en la totalidad de terminales y en la actualidad el 70% de los pagos se hace sin contacto.

Así lo destaca el estudio “El estado de los pagos sin contacto en Latinoamérica”, encargado por la firma consultora Americas Market Intelligence (AMI) y la empresa de tarjetas Visa.

¿Es una tecnología segura?

La respuesta corta es Sí.

A continuación una serie de mitos y realidades recopilados por la marca de tarjetas Master Card:

Recientemente, Carlos Melegatti, jefe de la División de Sistemas de Pago del Banco Central, explicó a CRHoy.com por qué una estafa mediante este mecanismo no tiene asidero:

Los datáfonos o POS están vinculados a una cuenta bancaria de un comercio: cualquier monto sustraído iría a una cuenta del negocio que fácilmente es trazable. Es decir, la víctima identificaría cual comercio le robó.

  • Un datáfono robado o desprogramado no puede ser vinculado a otra cuenta sin que deje un rastro telefónico o bancario, pues obligatoriamente debe ser autorizado. Necesariamente la transacción queda registrada en el SIM del aparato y en el sistema Sinpe del Banco Central.
  • El delincuente tendría que digitar un monto cada vez que intente hacer una transacción. Una actividad sospechosa y reclamos frecuentes de los clientes fácilmente permitirían identificar un patrón de uso malintencionado.
  • Las transacciones nunca podrían ser de grandes cantidades de dinero. Transacciones mayores a ¢15.000 deben ser aprobadas con la digitación de un PIN o la identificación de un mecanismo biométrico como una huella digital.
  • La reglamentación más reciente sobre pagos electrónicos protege a los consumidores por todas las transacciones menores a ¢15.000, exigiendo que sea la contraparte la que aporte la prueba en caso de reclamo.

También con CRHoy.com habló María Isabel Cortés, directora ejecutiva de la Asociación Bancaria Costarricense (ABC). “Es importante aclarar que lo que se está capturando es el número de la tarjeta y que no podrán hacer nada con esa información”, dijo.

Esta opinión es similar a la de Fernando Méndes, de Medios Emergentes de Visa, quien lo explicó a Telenoticias.

 

Deja un comentario